Europan 9

Nuestra propuesta entiende lo urbano como un proceso dinámico en el que la ciudad, sometida a diferentes fuerzas, se hace siempre otra.
Frente a la idea de ciudad como algo predefinido, limitado, acabado, y la de su arquitectura ligada a la permanencia de lo material, pretendemos investigar en un tipo de ciudad que de forma al cambio, que en sí misma albergue la idea de la temporalidad.

Urbanismo fluctuante: En oposición a la idea de establecer a priori espacios demasiado definidos, terminados, que dejan poco o nada de intervención a las interconexiones y flujos energéticos, entendemos el urbanismo como una experiencia fluctuante, cambiante, en movimiento. Por tanto, lo que eran espacios fijos se convierten en continuas dilataciones.

Estrategias de intervención: Nuestra estrategia de proyecto es la de plantear que los elementos con los que vamos a trabajar son líquidos y por tanto tendrán unas características asociadas propias de su naturaleza. Establecemos tres grupos diferentes: Naturaleza. Espacios. Edificios. Estos líquidos serán los configuradores del espacio urbano, el cual surgirá de las diferentes reacciones que se produzcan entre ellos, dependiendo de las propiedades físicas de los mismos. La estructura del espacio urbano se conforma como resultado de sistemas de rozamientos de diversas viscosidades.

Rozamiento entre líquidos: Estos líquidos reaccionan de una u otra manera según su grado de temperatura, tensión superficial, capilaridad, viscosidad, densidad. Así el líquido asociado a lo natural, será de una densidad baja, y por esta razón se expandirá con mucha más facilidad que el líquido asociado a vivienda, planteado como un líquido de alta densidad.

Pieles líquidas: A escala arquitectónica proponemos una serie de pieles que nos ayuden a materializar las diferentes fuerzas, flujos y tensiones que  surgen fruto de la experiencia urbana. Los edificios poseerán una serie de pieles las cuales se alejan, acercan, dilatan o contraen dependiendo de los distintos esfuerzos a los que los líquidos adyacentes les estén sometiendo. La forma `final’ planteada será fruto del  estudio de los flujos, densidades y energías cambiantes del entorno.

Proceso de generación de pieles líquidas: Establecemos una estrategia para determinar la distancia entre las pieles líquidas, estudiando valores cambiantes: Espacio [tamaño de los módulos y el número de personas que los usan a menudo] y Tiempo [horas del día en que se usan los módulos] Usando gráficas, obtenemos un promedio de densidades que refleja los cambios, la fluidez, introduciendo valores variables como formas reales. Un promedio más grande de densidades del líquido denominado “vivienda”, implica una mayor distancia a la piel líquida que lo rodea, creando un espacio extra que puede funcionar como un jardín de invierno, donde el único líquido que podrá entrar es uno de baja densidad.