Centro de Peregrinos en Røldal

Nuestra propuesta para el nuevo centro de peregrinos en Roldal, se plantea como un nuevo espacio de cobijo, encuentro y reunión dentro de un impresionante y amplio valle de altas montañas.

Mediante su implantación urbanística, el nuevo edificio conectará de una forma eficaz, la carretera que conduce hasta la Iglesia, con el bello espacio natural que se extiende hacia el Suroeste. En este sentido nuestra propuesta funciona como un lazo de unión que traslada al visitante desde un espacio de tránsito rodado, hasta la tranquilidad y contemplación del espectacular paisaje circundante.

La colocación estratégica del edificio genera dos espacios exteriores con un carácter muy diferente entre ellos. En la parte Noreste, la forma del edificio invita al visitante a acercarse a él, gracias a un amplio espacio de acogida y reunión. Este espacio de acogida posee además una extensa área exterior cubierta que servirá de refugio para los visitantes que acudan al centro cuando éste esté cerrado. El edificio trata de este modo de abrazar a los visitantes, sin interrumpir en ningún momento las vistas directas hacia la Iglesia.

El segundo espacio exterior que se genera está situado en la parte Suroeste, vinculado al área de la cafetería, y funciona como una terraza que se abre hacia la zona con las mejores vistas de la parcela. Mientras que la primera zona funciona como un espacio de encuentro y reunión de peregrinos, vinculado directamente con el cementerio y la Iglesia, esta segunda parte exterior vuelca la visión hacia la naturaleza y el paisaje.

Hemos tenido un especial cuidado en la manera en la que el nuevo edificio se relaciona con la Iglesia, tanto física como visualmente. La forma y altura de nuestra propuesta no compite con la presencia de la Iglesia, pero al mismo tiempo se manifiesta como un edificio con un carácter personal. Nuestro edificio es una obra de arquitectura fácilmente reconocible y representativa, a la vez que respeta y añade algo nuevo al entorno existente. Incluso sin tener que recurrir a un volumen monumental, el nuevo edificio funcionará junto con la Iglesia, convirtiéndose ambos en un mayor punto de referencia y actuarán además como un foco de activación para toda la zona.