L.U.C.I.A.

Sencillez organizativa
Proponemos un edificio eficiente y de una gran flexibilidad gracias a la sencillez y claridad de su estructura. Situamos todo el programa en el perímetro y dejamos vacío el centro para generar así un gran patio. Se trata de una planta simple y de organización muy clara que sin embargo puede albergar un programa cambiante y complejo. Este programa puede disponerse formando múltiples combinaciones, ya que el uso de cada sala podría ser, en la mayor parte de los casos, intercambiable.

El patio interior funcionará como lugar para la interacción social, al mismo tiempo que cumplirá con éxito una gran variedad de funciones ambientales. Dos grandes perforaciones comunican el patio con la planta sótano, permitiendo así la entrada de luz y la plantación de árboles de gran porte que producirán un efecto regulador en el ambiente. Serán árboles caducifolios que proporcionarán sombra en verano y permitirán la ganancia solar en invierno.

Fachada tamiz
La envolvente exterior se resuelve mediante una malla de aluminio anodizado estirado [tipo deployé]  a la que se aplica un pliegue que, además de conferirle rigidez, potenciará el pretendido efecto de velo o cortina. Las aperturas de esta piel comprenden un amplio abanico que puede oscilar entre el 10% y el 90%. No llega a ser una solución personalizada, pero asegura un confort adecuado para cada caso. Aparte de la componente visual y estética, la malla funcionará como un filtro que tamizará la incidencia de radiación solar sobre el edificio. Esta solución permitirá que desde el interior se pueda disfrutar de las vistas del patio y del entorno, mientras que desde el exterior la luz se reflejará en la lámina metálica, variando la intensidad del reflejo en función de la hora del día o del cambio lumínico de las estaciones. Por la noche, cuando el edificio se ilumine, la fachada se volverá casi transparente y la actividad interior será visible desde el resto del campus.

Eficiencia energética
La presencia de la vegetación que planteamos en el patio purificará el aire, refrescándolo en verano y calentándolo en invierno. El aire limpio entrará en el edificio a través del patio y una vez viciado será expulsado por los frentes. El control de la luz solar se realiza por medio de la pantalla externa que supone la malla metálica de fachada y mediante persianas manejables desde el interior que permiten un control más personal del entorno de trabajo. Proponemos también un sistema de climatización geotérmica integrado en las losas de hormigón. Utilizando el calor de la tierra, se preserva el medio ambiente evitando tener que recurrir a los recursos energéticos fósiles.

Limpieza estructural
Los principios de simplicidad y eficacia están presentes también en el sistema constructivo. Los núcleos estructurales, que albergarán las conducciones verticales de instalaciones, atraviesan el edificio desde el sótano hasta su planta más alta, permitiendo la libre disposición de los espacios para spin-off, combinados o de forma independiente. Cada planta cuenta de esta manera con 565m2 de superficie equipada y multifuncional.