Pabellón hotelero

Concebimos nuestro proyecto como un lugar de encuentro dentro del parque de la Dehesa en Soria. Proponemos un espacio en el que podrán convivir diferentes actividades, mediante la participación de las personas que acudan a él.

El programa se desarrolla entre dos pieles, semejantes pero diferentes, como si fueran las dos frases que dan forma a la figura retórica que utilizamos como lema: un calembur. Los alejamientos o aproximaciones de estas dos pieles se producen para albergar funciones que requieren mayor o menor espacio respectivamente.

La piel más exterior es una piel vegetal. A través de ella queremos integrar la experiencia del parque en el interior del edificio, haciendo desaparecer el límite entre exterior e interior. Está formada por una celosía de cables sobre la que crecerán distintos tipos de plantas trepadoras, añadiendo un interés estético y cambiante a la fachada a lo largo de las estaciones. Además, proporcionará funciones como sombra, aumento de la humedad y control del viento, entre otras, generando en el interior un ecosistema agradable.

Hemos escogido plantas adecuadas a la climatología de Soria, facilitando así su mantenimiento. Aparte de su capacidad de cobertura, las combinaciones de coloración del follaje y las distintas floraciones convertirán la fachada en un atractivo interesante.

La segunda piel consiste en una estructura-estantería-celosía. En unas ocasiones discurre paralela y próxima a la piel vegetal, creando un espacio de estancia y lectura, y en otras se pliega para dar cabida a los principales requerimientos que exige el programa. Además de funcionar como elemento estructural, esta piel se podrá ir rellenando con los libros que los usuarios quieran ir donando al lugar. A través de su participación, los ciudadanos colaborarán en la configuración de esta fachada interior.

Una vez atravesadas estas dos pieles, se accede a un espacio libre, cerrado por las dos membranas pero abierto y conectado con el parque. En él podrán celebrarse pequeños espectáculos, recitales de poesía, cuentacuentos… Es un lugar flexible, en relación directa con la naturaleza, con árboles, áreas cubiertas y áreas al aire libre. Se sitúa también en esta zona la terraza cubierta de la cafetería, que podrá cerrarse mediante un sistema de paneles correderos y usarse de esta forma en otoño e invierno.
La intención es crear con todos estos elementos un mundo dinámico a descubrir en el parque, donde poder tomar un café en la terraza, donde los niños puedan jugar o leer un libro, o donde tengan lugar todo tipo de actividades culturales.